miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Guerras Espirituales. Preparación del Guerrero Espiritual. Las Energías Negativas. El Alma enferma de otras Personas (Primera Parte)

Nacemos para Disfrutar, Vivir Felizmente, Vivir con Amor

Es un hecho que la gran mayoría de las personas están enfermas, si no físicamente si anímicamente.
La humanidad está enferma está claro, solo hay que ver como destruimos el planeta, a nuestros semejantes y a nosotros mismos. El ser humano creado para vivir eternamente solo vive unos 70 años a trancas y barrancas, mantenido por medicinas y aparatos, osea de forma patética.

El hombre, en su camino por la vida desde su nacimiento se dirige de forma crónica a la muerte. Aparte de la herencia genética de enfermedades (que también se podrían sanar), el ser humano enferma, envejece, se deteriora y finalmente muere físicamente. No debería de ser así, pero entonces ¿por qué enferma y muere el ser humano?

“La Verdad os liberará” y “el que crea en mi (viva según mis enseñanzas) no morirá sino que vivirá eternamente”, “amen a sus enemigos” decía Jesús el Cristo. Entonces ¿es la enfermedad una mentira, un engaño?, por supuesto.

La Enseñanza Negativa nos Enferma Cuerpo, Mente y Alma

Desde que nacemos el “sistema” (padres, vecinos, religión, escuela, etc.) nos educa para enfermar y morir. Nos inculcan miedo en el corazón llenando nuestro cuerpo, mente y alma de prejuicios, tabúes, enseñanzas erróneas, ideas preconcebidas que acatamos y aceptamos sin rechistar. Nos enseñan que “el ser humano, nace, crece, se reproduce y muere”, nunca nos enseñaron quienes realmente eramos, de nuestro potencial divino y de que somos seres eternos. No nos enseñaron ni lo que es amor, ni a amar, que realmente es lo único que somos.

Nos educaron con ideas preconcebidas, frases hechas, “cosas que siempre han sido así” (que no debíamos cuestionar), realmente tabúes y prejuicios como los refranes negativos.

La educación negativa implantada en nuestras mentes consiguió que reaccionáramos de una manera determinada ante diferentes situaciones, casi siempre de forma negativa. Frases como “el amor es sufrimiento”, “aquí se viene a sufrir”, “más vale malo conocido que bueno por conocer”, “la tierra es un mal de lágrimas”, “si tienes vales”, el mejor amigo del hombre es su bolsillo si lo tiene lleno”, “el corazón del hombre es su dinero”, “gana dinero para que seas alguien en la vida”, “cuando estés mal nadie te ayudará”, a rey muerto, rey puesto”, “todos los hombres son iguales”, “no repartas porque cuando no tengas nadie repartirá contigo”, “ten cuidado, no dejes que se aprovechen de ti”, “todos los hombres quieren lo mismo” y un largo etcétera más. Y que decir de ¡que pena!, ¡que desgracia!, ¡que disgusto!, ¡que sufrimiento!, “ya no se aclara más, ya no levantará cabeza, está acabado”, “cuando uno “se va” el otro se va detrás”, “sufre mi niña como sufrí yo, no te esperes otra cosa”, “pobres siempre hemos sido y así será”, “no te creas todo lo que te dicen por ahí, seguro que se quieren aprovechar de ti”.

La Educación Positiva no te enfermaría jamás. El Amor no enferma

Una educación positiva, una educación amorosa estaría llena de “tu puedes”, confía en la vida”, “el ser humano es bueno por naturaleza”, cree en ti y lo conseguirás”, “ama a tu semejante”, “comparte con los demás”, “se tu mismo”, “la vida es maravillosa”, el planeta es un paraíso”, “aquí se viene a disfrutar”, “el amor es la mejor medicina”, “tratamiento crónico con amor no te enfermará jamás”, “todo el mundo es bueno”, “la desnudez es bella e inocente”, “la muerte no existe”, “confía en tu semejante”, “todos somos uno”, “Dios es Bueno”, “existe abundancia para todos”, “todos somos iguales y tenemos el mismo valor”,“vale la pena vivir”, etc., etc., etc.

La educación positiva no nos enfermaría jamás porque estaría creada a pensar (primero) y reaccionar (después) de forma positiva ante cualquier situación (supuestamente negativa) en la vida.

Mi frase predilecta es “¡que bueno!”, vivo en una unidad positiva y no en una dualidad como la gran mayoría de personas (el “sistema" realmente) sigue intentando inculcar en los demás. La dualidad no existe, nada es bueno y malo, nada es blanco y negro, cuando tienes dos opciones acabas tarde o temprano cayendo en una unidad que suele ser la unidad negativa, al final todo es malo si no te toca la lotería.

La Dualidad no existe para un Dios que solo es Amor

Lo de la dualidad es un mito. Una noticia negativa se la contamos a siete personas, en cambio una noticia positiva no se la contamos quizás a nadie. Las noticias en los medios de comunicación, suelen por lo general ser negativas. En los colegios te enseñan la Historia de la Humanidad como una historia de guerras con fechas y lugares, pero no te enseñan la historia de los hombres buenos, de los santos, de los sanadores de la Humanidad, y en caso que te intereses por algún hombre bueno te tacharán de religioso pero también con un deje negativo.

Vivimos, a pesar mío, en una “unidad negativa” y es esa “unidad negativa”, esas enseñanzas erróneas que se impregnan en nuestra mente las que nos enferman.

Las “unidad negativa” nos traumatiza, nos frustra, nos apena, nos enferma bloqueando nuestro Sistema de Chakras Mayores y causando todo tipo de enfermedades, primero sentimentales, mentales y emocionales y más tarde enfermedades físicas. Un buen ejemplo sería que “llegas a tu casa y te encuentras a tu marido o a tu mujer en la cama con otro u otra”. Te han educado de forma negativa por lo tanto reaccionarás según tu mente haya sido “programada” de antemano. Los pensamientos predecesores a tu reacción serían más o menos “todas las mujeres son unas putas o los hombres unos mujeriegos”, “en ningún hombre o mujer se puede confiar”, “me dejó por ésta porque soy fea o feo”, “no soy buena o bueno en la cama”, “¿qué pensarán ahora mis amigos? “¿y con qué cara voy yo a la peluquería mañana?”, “¿a dónde voy yo ahora sola o solo?”, “seguro que ya lo sabía todo el mundo desde hace mucho tiempo y se estaban riendo de mi”, etc., etc., etc.

Piensa de forma Positiva en cualquier Situación y estarás Amando

Todos estos pensamientos negativos crean una energía tan poderosa que te podría “empujar” a hacer una locura, pero por lo menos que te traumatizará, te apenará y te frustrará, bloqueando todo tu sistema de chakras mayores, lo que repercutirá tarde o temprano de forma negativa en tu mente, cuerpo y alma, enfermándote.

Pero que sucedería si reaccionaramos de forma positiva ante la misma situación: “bueno, él o ella se lo pierde”, “que pena que se enfermen”, "mujeres u hombres como yo no crecen en los árboles", “los pobres están viviendo en un engaño”, “son ellos los que se hacen daño y no yo”, “yo valgo más que eso”, “que bueno que sucedió ahora y no más adelante”, “los quiero igual, que sean felices”, “mi vida era maravillosa antes de conocerlo o conocerla y así seguirá”, “lo amaba, no lo necesitaba y puedo amar a cualquiera”, “soy libre para seguir amando y viviendo con todo mi cuerpo, mente y alma”, “no me pertenecía, solo lo amaba o la amaba”.

Con los pensamientos positivos anteriores ante una situación supuestamente negativa no crearíamos energía negativa que nos obligara a reaccionar de forma destructiva y menos aún nos traumatizaría, nos apenaría o nos frustraría enfermándonos, sino que seguiríamos viviendo igual de felices y sanos que antes.”
¡Que bueno!”

...continuará





Consigue el Libro "La Escuela de Dios" de Damián Alvarez
Visita:http://www.bubok.es/libros/223913/La-Escuela-de-Dios
Gran Era del Amor