viernes, 25 de marzo de 2016

La Verdadera Pasión de Cristo. Acto de Amor en pro de la Sanación de la Humanidad

La Verdadera Pasión de Cristo fue Sanar a la Humanidad

Tanto la iglesia como otras fuentes (película de Mel Gibson, por ejemplo), nos presentan "La Pasión de Cristo" como una serie de sucesos, que aunque dramáticos (desprecio, castigos, torturas, ejecución), tan solo son físicos.

Lo que ha sucedido con la historia de la vida de Jesucristo no es nada nuevo. Toda la historia de la humanidad está construida sobre sucesos físicos y no emocionales, sentimentales, espirituales. Así pues, tanto historiadores, investigadores, descubridores, científicos, estudiosos bíblicos, etc., siempre se han podido meter con la vida de Jesucristo, pero solo con esa vida física escrita en los evangelios y otras fuentes, pero nunca, nunca, han podido tocar una sola letra de las Enseñanzas de Jesucristo.

¿Por qué nadie se atreve a cuestionar las "Enseñanzas de Jesucristo", pero si cuestionan, juzgan, critican su vida física? Sencillamente porque no se puede. Unas enseñanzas perfectas no se pueden cuestionar, y el que lo hiciere quedaría en ridículo. Porque ¿Quién podría cuestionar "ama a tu prójimo como a ti mismo" o "el que le da de comer y beber al prójimo me está dando de comer y beber a mi", o ésta frase que me encanta "para que todos sean uno en Ti, oh Padre, como yo soy uno en Ti".

La Crucifixión de Cristo es solo una representación Simbólica

Nosotros, los conocedores de las "Leyes de Interacción y Resonancia Energética entre los seres Humanos" sabemos que Jesucristo las conocía ya hace más de 2.000 años, y entendemos sus enseñanzas. Mente y alma sabia la de Jesús de Nazaret.

Quizás, los investigadores saben que Jesucristo siempre tuvo y tendrá razón, y que no se puede rebatir ni una sola de sus palabras. Quizás, los investigadores son tan necios que "tienen ojos y no ven, y tienen oídos pero no oyen". Por eso siempre han hecho críticas juzgando la vida física de Jesucristo pero no sus enseñanzas espirituales, su vida espiritual.

Acerca del tema de "La Pasión de Cristo" ha sucedido y sigue sucediendo que nos la intentan mostrar de forma física. Quizás, la iglesia, en un momento dado, quiso hacer a Jesucristo demasiado físico, demasiado humano, aunque al mismo tiempo, un ser divino. Quizás, la iglesia, tan solo quería simbolizar "algo" que de otra manera el ser humano no hubiera entendido en aquellos tiempos.

Las Enseñanzas Bíblicas solo se Comprenden libre de Prejuicios

Yo no me considero una mente iluminada (aunque algunos lo crean así), sino una persona que ha estudiado de forma lógica y totalmente objetiva las "Enseñanzas de Jesucristo", para así no cometer el error de cometer errores como todos los demás han hecho hasta ahora, investigando de forma subjetiva, o sea, llenos de prejuicios.

Que más da si Jesucristo se enfadaba, que más da si Jesucristo era duro con la gente, que más da si Jesucristo andaba con bebedores y malechores, que más da si Jesucristo era o no amante de María Magdalena, que más da si Jesucristo era o no era homosexual. ¿Quizás tú no eres homosexual, no tienes amante, no bebes, no te enfadas, y por eso te crees mejor que Jesucristo?

Expongo lo anterior para ilustrar cómo los investigadores bíblicos solo han podido juzgar a Jesucristo según sus prejuicios, tabúes, e ideas preconcebidas, y tan solo de una forma física, una forma muy, pero que muy, superficial. Sí, así de superficiales son las investigaciones de los que se creen las mentes brillantes de la humanidad. Nadie (excepto mi persona) ha intentado investigar de forma profunda la "verdadera vida de Cristo", su vida y enseñanzas, siempre espirituales, anímicas, energéticas.

Yo soy la Verdad, el Camino y la Vida. Enseñanzas de Jesucristo

Basándonos en lo que ya he escrito deducimos que "La Verdadera Pasión de Cristo" fue interior, fue espiritual y no física.
En los tiempos de Jesucristo se crucificaba a cualquiera (era una condena ordinaria). En los tiempos de Jesucristo se castigaba dando latigazos (costumbre normal también).
Jesucristo soportó físicamente lo que hubiera soportado cualquier otro hombre como también lo soportaron los dos ladrones que fueron crucificados junto a Jesús.

Recibir latigazo, cargar la cruz, ser crucificado no hizo a Jesucristo hijo de Dios, sencillamente porque ya lo era. Lo que se suele denominar "La Pasión (física) de Cristo" la han experimentado infinidad de personas y la siguen experimentando hoy en día. Torturas y ejecuciones se suceden a diario y a miles sobre la faz de la Tierra.

A Jesucristo no lo mataron ni los judíos ni los romanos. Nadie hubiera podido matar nunca a Jesucristo. Jesucristo sacrificó su cuerpo físico para a través de su alma sanar a toda la humanidad.
Nosotros, los Sanadores del Sistema de Sanación Tinerfe, conocedores de las "Leyes de Interacción y Resonancia Energética entre los seres Humanos" sabemos que lo que hizo Jesucristo (sanar a la humanidad a través de su alma) es un hecho demostrable científicamente, ya que nosotros lo hacemos a diario aunque a escala individual y no global como lo hizo el Hijo de Dios.

Pasión de Cristo. Acto de Amor en pro de la Sanación de la Humanidad

Jesucristo hizo un acto de amor: Sacrificar su cuerpo físico para sanar a todo ser humano y darles una nueva oportunidad. Jesucristo era Sanador. Jesucristo sanó a la humanidad gracias a las "Leyes de Interacción y Resonancia Energética entre los seres Humanos" que el conocía a la perfección (de ahí todas sus enseñanzas).

Así pues, la "Verdadera Pasión de Cristo" fue interior, espiritual. Jesucristo tuvo que experimentar en su propio cuerpo y alma, no los latigazos, ni los dolores de la crucifixión, sino toda la maldad que llevaba dentro el ser humano de la época. Sí, "La Verdadera Pasión de Cristo" fue sentir el odio, el rencor, los celos, las envidias, la ira, la cólera, la vanidad, el orgullo, la prepotencia, las frustraciones, penas y traumas de toda la humanidad, amén de todas las demás emociones, sentimientos y pensamientos negativos, y enfermedades físicas.

Jesucristo, ciertamente derramo su sangre, pero para así poder limpiar con su alma el pecado del mundo. Esa fue su pasión, la Verdadera Pasión de Cristo...

Damián Alvarez
25 Años Educando al Mundo


Los artículos de Damián Alvarez son partes de Libros con copyright
por lo que se reservan todos los derechos.
Gran Era del Amor