viernes, 2 de diciembre de 2016

Desarrollo de los Chakras. El Plexo Solar. Los Traumas y su Tratamiento

Educamos a nuestros Hijos con nuestras Energías


No educamos a nuestros hijos con palabras, ni con nuestras acciones. Educamos a nuestros hijos con nuestras energías.

Hasta la edad de siete años, el niño vive dentro de las energías de sus padres (sobre todo las energías de su madre).

Así como se encuentren anímicamente los padres, pues así de bien o mal se encontrarán sus hijos.

Muchas veces son las energías de los niños las que intentan equilibrar las energías de sus padres tan solo porque se sienten mal dentro de esas energías paternas.

Si un niño menor de siete años es hiperactivo, nervioso, no tiene apetito, tiene miedo, no duerme bien, etc., habrá irremediablemente que sanar primero a sus padres. Cuando sus padres estén sanos el niño también se sanará por pura “resonancia energética”.

A la edad de siete años el niño separa el chakra base del chakra base de sus progenitores y puede sobrevivir por sí solo (comer, beber, ir al baño, etc.).

Generalmente se debe de Tratar a los Padres y no al Hijo

A la edad de catorce años el niño separa su chakra Sacral de el de sus padres y obtiene su propia sexualidad. Las niñas desde la edad de siete años hasta los catorce suelen tener una sexualidad asociada a los deseos sexuales de su madre, lo que explicaría de forma anímica, de forma energética lo que nunca se ha podido explicar hasta ahora (el “Complejo de Edipo”). Los niños, en cambio, podrían vivir su sexualidad a través de la sexualidad de su padre y enamorarse de su madre.

Pero hasta la edad de veinte y un años los seres humanos no desconectan su Ego, su Plexo Solar de el Plexo Solar de sus padres. Hasta los veinte y un años los adolescentes no consiguen obtener su propia personalidad independiente del influjo energético de sus progenitores.
Durante el periodo de tiempo que abarca los catorce y lo veinte y un años, los adolescentes viven revelándose contra la personalidad de sus padres, o viven para demostrarles que ellos tienen su propia personalidad, que pueden aclararse por sí mismos, que pueden obtener triunfos propios. La necesidad del adolescente de rebelión o de demostración a sus padres de que es “alguien”, que tiene personalidad propia confirma que todavía no se ha separado energéticamente de ellos y que aún no es dueño de un Ego propio.

Desde que el niño ve la luz hasta la edad de veinte y un años, no tiene Plexo Solar Propio “maduro”, independiente. Entiende el mundo, así lo desee o no con el Plexo Solar de sus padres y con las enseñanzas que los padres les hayan inculcado de forma energética durante todo ese periodo de tiempo. Además los traumas de sus padres serán también sus propios traumas.

¿Experimentan los Niños su Sexualidad con la de sus Padres?

Realmente es así, los niños sienten más que escuchan y ven. Los niños son educados a nivel energético. El alma de los padres no puede engañar al alma de los niños porque es su medio ambiente. Por ejemplo si un padre dice “blanco” pero piensa “negro” el niño se dará cuenta del engaño a nivel energético y esa será su educación y no las palabras de su padre.

Según la Medicina, Psicología, Psiquiatría, los traumas son ocasionados por agentes externos al individuo y los remontan a su niñez. Muchos aseguran que el primer trauma del niño es ocasionado en el momento de su nacimiento.

Lo que no sabe la Medicina es que para sufrir un trauma se debe de “entender” primero una realidad y que esa realidad la entendemos con las enseñanzas recibidas con el Plexo Solar.
Por ejemplo, el momento del parto no puede ser de ninguna manera traumático para un niño que todavía no entiende lo que es bueno o malo, lo que es traumático o no (eso se lo inculcarán más tarde en la vida). De todas formas no se realmente porque se le ha metido en la cabeza a la gente que el momento del nacimiento es traumático cuando es totalmente natural, pero ese es otro tema.

Según el niño se desarrolla, crece y se le va desarrollando su Sistema de Chakras Mayores va entendiendo la realidad por sí mismo y sufriendo traumas, penas y desengaños propios, pero hasta la edad de veinte y un años también sufrirá y experimentará los traumas de sus progenitores de forma directa. Piense que los niños son Sanadores por naturaleza y son como “esponjas” de energía, que tanto absorben la energía positiva como la negativa.

El Adolescente intenta Demostrar que tiene Personalidad Propia

La postura anterior es la que no conoce la Medicina, porque si la conociera no trataría al niño traumatizado sino a sus padres, no trataría a los “niños con problemas” sino a sus progenitores. De todas formas la Psicología o Psiquiatría no tiene en la actualidad métodos de diagnóstico ni de tratamientos del Sistema de Chakras Mayores, por lo que nunca podrá sanar un trauma cuya raíz se encuentra en uno de esos chakras, precisamente en el Plexo Solar y menos aún tratar los Plexos Solares de los padres del niño enfermo.

Los Terapeutas del Sistema de Sanación Tinerfe conocedores de la Anatomía Energética Humana, pudiendo deshacer bloqueos energéticos en el Sistema de Chakras Mayores con Técnicas de respiración basadas en la Interacción y Resonancia Energética y Tratamientos Vibracionales  específicos podrían ser los únicos capaces de sanar los traumas, la raíz de esos traumas y los síntomas derivados de esos traumas.

Si tienes un niño enfermo (“traumatizado”) acude a un Profesional Autorizado del Sistema de Sanación Tinerfe, no solo trataría a tu hijo sino también a ti y a tu esposa, y tu hijo se beneficiará de ello y se sentirá mucho mejor, sanándose por completo.

Si cualquier Terapeuta tratará solo a su hijo, con el tiempo el niño recaería irremediablemente porque seguiría sintiendo los traumas suyos y de su pareja volviéndose a enfermar.

Damián Alvarez
Gran Era del Amor