sábado, 16 de diciembre de 2017

El Sistema de Chakras de Dios

Dios no tiene Chakras, Dios "Es". Dios es Todo

¿Cuándo pensamos, rezamos a Dios nos conectamos a Su Sistema de Chakras Mayores  o a qué?

No, Dios es la Fuente de Energía Universal, mejor dicho, Dios realmente es todo lo que existe porque Dios lo ha creado todo, y todo ha partido de Él, y por tanto, Dios existe en todo. Lo que sucede es que el ser humano, acostumbrado a pensar de forma lineal, siempre se imagina a Dios en lo alto, en el cielo, en el firmamento, pero Dios no tiene sistema de chakras, no los necesita.

Nosotros, los sanadores del Sistema de Sanación Tinerfe aprendemos durante el curso de Sanación Angelical que Dios es una Energía de Amor Consciente y Creadora. Dios contiene en sí mismo la conciencia y la acción, pensamiento y movimiento, planeamiento y creación. A Dios, nos lo podemos imaginar como una gran estrella formada por dos partes bien diferenciadas que forman su Unidad, serían su "lado masculino" y su lado femenino". Estas dos características de Dios se suelen denominar Metatron y Shekinah.

Shekinah es el "lado femenino" de Dios, su energía creadora. Metatron sería el "lado masculino" de Dios, su Conciencia. Jehovah se compondría entonces de Metatron y Shekinah.

Dios es Conciencia y Acción. Energía Creadora Ilimitada

Como un chakra Transpersonal, Dios es eso, un gran Estrella de Luz infinita consciente creadora, que imprime y mantiene todo lo que ha partido de Él mismo, o sea, toda la creación visible e invisible, toda la creación física y espiritual.

Ya sé que tu pregunta tiene que ver con que el ser humano ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, pero entiende, a su imagen y semejanza y no como Dios. El ser humano encarnado necesita un sistema de chakras (una anatomía espiritual), que desglose la luz divina en diferentes aspectos para poder experimentar las diferentes sensaciones de la vida física, amén de mantener el cuerpo físico en que se encarna.

El ser humano necesita varios cuerpos y varios chakras para experimentar sentimientos, pensamientos, emociones, espiritualidad, etc., mientras se encuentra encarnado. Dios, a mi entender es todo en uno, como si Dios tuviera solo un chakra, fuera solo un chakra.

El Ser Humano es luz de Luz, chispa del Fuego Divino

Sabemos que el ser humano, después de su des-encarnación abandona sus chakras físicos porque ya no los necesita y se convierte en la chispa divina que siempre, realmente ha sido. Una chispa del "Gran Fuego Creador", una chispa de Dios.

Te lo explico de otra manera:
·         Dios no necesita de chakra Base porque no tiene un cuerpo físico que mantener.
·         Dios no tiene un chakra Sacro porque Dios no tiene emociones, pasiones, deseos carnales.
·         Dios no tiene un Plexo Solar porque no necesita un ego que lo diferencie de los demás seres.
·         Dios no tiene chakra Corazón porque no tiene sentimientos ni deseos mundanos.

Así pues, cuando pedimos, rezamos a Dios nos conectamos a una sola energía que es Amor. Esta energía es consciente y dinámica al mismo tiempo, pensamiento y acción.
Una Conciencia Superior.

La Esencia Humana. Un Núcleo de Luz y Amor, el Tan-tien

A imagen y semejanza de Dios:
·         El ser humano es libre para escoger, posee libre albedrío como Dios mismo.
·         El ser humano es creador como Dios.
·         El ser humano es luz como Dios.
·         El ser humano es amor como Dios.
·         El ser humano tiene conciencia como Dios.
·         El ser humano tiene un potencial infinito como Dios (siempre y cuando respete las leyes divinas de amor).
·         El ser humano puede vivir eternamente como Dios (siempre y cuando respete las leyes divinas de amor).

Yo, como Sanador, soy consciente de que si el ser humano fuera él mismo, pues tampoco necesitaría de un sistema de chakras mayores diferenciado, sino que su Estrella del Núcleo, su verdadero yo (ser creado a imagen de Dios), se manifestaría en todos los aspectos de su vida, o sea, que también sería luz, consciente amorosa, como la imagen de su Creador.

Damián alvarez
Gran Era del Amor