lunes, 31 de julio de 2017

El Poder del Hexagrama

El Hexagrama encierra un Significado oculto Milenario

Se dice que el  hexagrama se forma superponiendo dos triángulos equiláteros, uno sobre el otro, cada uno de ellos al contrario que el anterior, pero ya veremos que el hexagrama es mucho más que dos triángulos equiláteros. Lo que sucede es que estamos acostumbrados a ver esta forma geométrica en dos dimensiones. Cuando creamos esta forma en tres dimensiones, pues ya es otra cosa, un conocimiento oculto desde hace miles de años.

Dios es amor. La estrella de seis puntas, conocida como la Estrella de David, simboliza el desdoblamiento del amor para crear el mundo físico y espiritual. Dios se desdobla desde su cruz perfecta de Amor y crea el mundo espiritual (un triángulo). Dios se desdobla también, de la misma forma, para crear el mundo físico. De ahí el postulado "así como es arriba es abajo", y "así como es abajo es arriba" (Damián Alvarez).

En Tridimensionalidad del Hexagrama se encuentra el Secreto

Aunque siempre se ha asociado la Estrella de David al pueblo judío, muchas religiones, pueblos, naciones, han utilizado este símbolo.

Dios en movimiento. Energías no solo creadoras, dinámicas divinas, sino también de mantenimiento y equilibrio de todo el mundo espiritual y físico. Dios es, Dios está, Dios existe, Dios lo es todo.
El amor no se crea ni se destruye. El amor es. El amor existe.

El primer triángulo que forma el hexagrama se haría de izquierda a derecha y del ápice derecho (según miramos), hacia la punta baja y de ahí hacia la punta izquierda.
El segundo triángulo se haría desde la punta derecha baja hacia la punta izquierda baja, y desde ahí hacia la punta alta y de vuelta a la punta derecha baja.

El hexagrama forma un hexágono en su interior, un polígono de seis lados. Uniendo las puntas del hexágono formamos una "Esfera de Cruces" en su centro, amor dinámico consciente creador, de sustento, mantenimiento y equilibrio.

Damián Alvarez
Gran Era del Amor