jueves, 23 de febrero de 2012

Energías negativas. Las Brujerías

El Sanador/Terapeuta trabaja con Energías Sanadoras de Amor

El Sanador/Terapeuta no solo trata síntomas y enfermedades físicas, sino que también trata los síntomas y enfermedades espirituales, sentimentales, mentales y emocionales.

El Sanador/Terapeuta trabaja con energías sanadoras sobre los cuerpos energéticos del ser humano, animales, plantas, agua y minerales. Podríamos decir que el trabajo del Sanador/Terapeuta influye y afecta el Alma de los seres, sean humanos o no.

El Sanador/Terapeuta busca sanar la raíz de las enfermedades, así se hayan manifestado en el cuerpo físico o todavía se encuentren a nivel energético, como por ejemplo las enfermedades mentales o emocionales.

También decir que las enfermedades del ser humano no solo se deben a las penas, traumas y/o frustraciones que éste haya experimentado, sino que las enfermedades (bloqueos energéticos) pueden ser inculcadas desde fuera de su Alma a conciencia, con el fin, claro está de enfermar al hombre sea físicamente como emocionalmente, mentalmente, sentimentalmente y espiritualmente.

El Amor. La Energía más Poderosa del Universo

Al acto descrito anteriormente se le llama Brujería. Una Brujería se definiría como la manifestación en el Alma, mente y cuerpo físico de una  o varias enfermedades derivadas de la acción de haber recibido energías negativas provenientes de una o varias fuentes malignas (Brujo o brujos).

Una definición más corta, concisa y precisa de la Brujería sería como sigue a continuación: Brujería es el acto de enviar energías negativas conscientemente hacia un ser, pareja, grupo, lugar o elemento con el fin de causarles daño.

También decir que no hace falta ser un Brujo profesional para poder enviar energías negativas hacia otras personas. La mayoría de las personas, cada vez que tienen un pensamiento negativo sobre otra persona, pareja, grupo, negocio, etc., están enviándole energías negativas, por lo que son Brujos, si no profesionales, si Brujos en potencia.

Existen muchos "Sanadores", que teniendo gran poder tras sus pensamientos se dedican en momentos de ira o cólera a enviar pensamientos negativos cargados con mucha fuerza a personas o grupos. Esos "Sanadores" no son Sanadores sino Brujos. No trabajan para Dios, sino para el Diablo. Los seres espirituales negativos los han engañado para que sin apenas darse cuenta trabajen para ellos causando el mal.
La falta de fundamento, conocimientos, estudios, experiencia de muchos Maestros de Sanación convierte a sus alumnos no en Sanadores, sino más bien en Brujos "inconscientes". Maestros que obtienen sus títulos en cursillos de dos días o solo por el mero hecho de pagar una suculenta suma de dinero, no están preparados ni para enseñar, ni para educar a sus alumnos a protegerse tanto de las Brujerías como de los engaños de los seres negativos para que ellos mismos se conviertan en Brujos. ¿Se han dado cuenta de cuantos Maestros Sanadores existen hoy en día y que ayer no lo eran?

El Buen Maestro enseña y trabaja con las Energías de Dios

Además sabemos que, basándonos en que somos Seres Creados a Imagen y Semejanza de Dios con Libre Albedrío, todo lo que nos pueda quitar el Libre Albedrío va contra la Voluntad Divina, contra nuestra Esencia Divina y se puede considerar Brujería. Por lo tanto todos esos "Sanadores" que se anuncian en periódicos y revistas ofreciendo "servicios de amarres" para obligar a otras personas a "amar" o los que "eliminan a tus enemigos", etc., etc., no son Sanadores, Magos, ni nada que se parezca, ya que utilizan las energías para manipular, separar, obligar, etc., quitando el Libre Albedrío,  por lo tanto son Brujos.

Algunos padres, hermanos, amigos, etc., que acuden a un Sanador para que le envíe energía sanadora a sus hijos, hermanos, amigos, etc. están tramitando una Brujería. Si el Sanador no tiene una buena ética y moral y solo le interesa el dinero se convertirá automáticamente en Brujo, ya que enviará energía sanadora a terceros sin el consentimiento previo de ellos. Casi siempre, aunque no lo sepan, esos buenos padres y amigos actúan sólo de forma egoísta y solo desean que sus hijo y amigos sean como ellos desean, quitandoles el "Libre Albedrío" a sus seres queridos.

El Sanador/Terapeuta al trabajar en los Cuerpos Energéticos del Ser Humano se podrá encontrar muchas veces energías negativas provenientes de fuentes exteriores al paciente. La mayoría de las veces solo son energías de envidia, odio, cólera, ira, celos, que aunque siendo energías fuertes que pueden llegar a enfermar gravemente a cualquier paciente no se pueden considerar Brujerías en el sentido más común, pero lo son.
Otras veces el Sanador/Terapeuta se encontrará con Brujerías en toda regla, Brujerías bien hechas por Brujos que trabajan a sueldo y que cobran por horas. Pueden trabajar hasta 24 horas diarias enviando energía negativa hacia su victima. El Sanador/Terapeuta eliminará con las Energías Sanadoras Divinas todos los bloqueos energéticos que esas energías negativas estén ocasionando en la Anatomía Energética Humana del paciente para devolverle la salud perfecta.

Sanaremos y Protegeremos el Planeta.  Dios está con nosotros

Trabajo arduo el del buen Sanador/Terapeuta. No te confundas, si trabajas con energías sobre el Alma Humana, tarde o temprano te encontrarás con energías negativas. No quiero asustar con mis palabras a principiantes, sino advertirles. Si no han aprendido a protegerse de energías negativas, si no saben eliminar Brujerías, entonces acudan a Maestros Sanadores experimentados que los puedan ilustrar y guiar.

De todas formas, un Sanador/Terapeuta trabaja para Dios y las energías negativas, aunque fuertes, tienen una frecuencia energética muy baja que se puede contrarrestar fácilmente con las Energías Sanadoras de Amor Divinas de Alta frecuencia que canaliza el Sanador.

¡Buena Suerte! Estamos aquí para Sanar el Mundo ¿o no? Además trabajamos para Dios... y con Dios de nuestra parte ¿quién nos puede parar?





Consigue el Libro "La Escuela de Dios" de Damián Alvarez
Visita:http://www.bubok.es/libros/223913/La-Escuela-de-Dios
Gran Era del Amor