lunes, 6 de febrero de 2012

La Hematite, Cristal de Poder

La Hematite arraiga la Luz Espiritual al Cuerpo sico
La Hematita es oxido de hierro, con colores grises, negros y marrones. Cuando se pule proyecta un color negro brillante y plateado.

Cristaliza en forma tabular y cristales romboides, pero se encuentra generalmente como cristal pulído.

La Hematita es el mejor cristal para conectar las Energías Espirituales con el Plano Físico. A través del hierro que el Ser Humano contiene en su sangre y el magnetísmo del nucleo fundído de la Tierra, la Hematita arraiga el Cuerpo de Luz/Alma a un Cuerpo Físico durante la encarnación terrestre.

La Hematita también es un cristal excelente para combatir todas las enfermedades de la sangre, como pudiera ser la falta de hierro o la Anémia.


Gracias a este cristal y el hierro de la sangre la Luz del Espíritu "viaja" por el Sistema Sanguíneo para arraigar el Alma a cada célula del Cuerpo.



Meditar con Hematites aumenta el nivel de hierro en la sangre

Se puede Meditar con la Hematita en la Mano Izquierda y Sintonizar con ella. También se puede situar una Hematíte sobre la "Estrella de la Tierra", para activarla y conectar nuestra Alma al núcleo fundido del planeta para que la Voluntad de Dios se manifieste en la Tierra a través de nosotros.

En Terapias se puede utilizar para arraigar las Energías Sanadoras situando una Hematite sobre cada Ingle.
Para tratar a personas que sufren de mareos se deberá situar durante la Terapia una Hematite debajo de cada Pie (tocando el talón) y una Hematita más en la "Estrella de la Tierra" formando un Triangulo con las dos anteriores.

Después de un viaje largo o convalescencia sería de mucha ayuda darse un baño con varias Hematitas dentro del agua de la bañera. Recobrarás fuerzas, te centrará y te conectará al Planeta, para que te sientas de nuevo como "en casa". 


 Pero la misión primordial de la Hematite es la de conectar el espíritu con la materia: La sangre lleva La luz del Espíritu hacia los genes de las células gracias al hierro que contiene la sangre, y arraiga el Cuerpo de Luz al Cuerpo Físico por la activación de "La Estrella de la Tierra y el magnetismo del Núcleo fundido de la Tierra. El Cuerpo de Luz se arraiga a la Tierra "cargando" al Cuerpo Físico y las iniciaciones consiguen su meta.
Gran Era del Amor