martes, 23 de abril de 2019

No Robarás. No Codiciarás los Bienes Ajenos. Séptimo Mandamiento de la Ley de Dios. Relación entre el Ser Humano y el Ser Humano (Primera Parte)

Hoy en día Existen muchos Hurtos no tan Clásicos
como el Robo o Plagio de la Propiedad Intelectual


NO CODICIARÁS LOS BIENES AJENOS/NO HURTARÁS:

Aunque el mandamiento, vamos a llamar real es "no hurtarás", muchas veces se encuentra como "no codiciarás los bienes ajenos" que amplia más el tema que nos concierne, y para mi gusto, va más en línea con los mandatos de Dios.

Está claro que no se debe de robar, que no se le debe de quitar a nadie lo que posee. No está bien entrar en la casa de nadie y coger lo que no es suyo. Cualquier persona me podría decir que ese mandamiento está claro, pero no es así. Muchas personas se creen con derecho a cosas, animales, plantas, frutas, etc., que no son de ellos.

La Codicia es Síntoma de Envidia, y la Envidia corroe el Alma

Lo que quiero decir es que se puede robar de muchas formas diferentes y no solo cogiendo un objeto o el dinero de la casa o la cartera de otro. Existen muchos tipos de engaño, y para poder entablar una buena relación entre seres humanos se deben de respetar los bienes de cada uno y de todos.

Por otro lado tenemos la codicia.

La codicia es un síntoma de envidia, y la envidia es un pecado. Realmente codiciar y robar va mano a mano, aunque el acto del robo no se lleve a cabo por miedo, la codicia en sí ya es un crimen.
La codicia demuestra no solo envidia sino inseguridad, complejos, avaricia, falta de respeto, etc. Además se pueden codiciar muchas cosas aparte de las materiales, pero siempre, y en todo caso, sustentándose en la envidia.

Damián Alvarez

Gran Era del Amor