sábado, 8 de septiembre de 2018

Tratamiento con Cristales de Cuarzo de Enfermedades relacionadas con la Sangre

La Amatista disuelve coágulos de Sangre

La Amatista, por ejemplo, representa la alquimia espiritual, o sea, la transformación de la personalidad en el Yo superior, pero las energías de la Amatista no solo repercuten en el plano físico, sino también en el mental, emocional, astral y espirituales. Transforma hábitos, procesos mentales y hasta el habla.

La Amatista canaliza las energías del sanador purificándolas espiritualmente y repeliendo energías negativas. Amplifica y estimula todas las energías positivas. La Amatista limpia la sangre y se puede utilizar sobre venas y arterias para disolver coágulos de sangre: situando la Amatista sobre el vaso sanguíneo afectado durante diez minutos y dirigiendo ésta luego muy despacio hacia el corazón.

La Amatista se utiliza también para cargar de energía el Cuerpo Etéreo del terapeuta, situando ésta sobre el chakra Corona y estando bajo el los rayos solares. Esta energía la podrá usar el terapeuta en curaciones a distancia colocando la Amatísta sobre el Tercer Ojo.

El Rubí disuelve las placas de colesterol y tonifica la Sangre

Otra gema útil sobre la sangre es el Rubí, disuelve coágulos de sangre, placas de colesterol y es un tonificante espléndido para la sangre. Se utiliza colocándolo sobre la zona afectada y dando pases hacia el corazón.

El Rubí también se utiliza para la conservación de la vista, de gran ayuda para los diabéticos que han sufrido desmejoramientos en la retina, con riesgo de ceguera total. El Rubí ejerce un efecto purificante sobre los cuatro chakras inferiores.

La Hematite purifica y carga de hierro la Sangre

La Hematíte, es otro buen ejemplo, influye sobre casi todos los chakras, protegiéndolos de energías negativas, pero afecta primordialmente al chakra coxígeo y el "despertar" de la energía Kundalini. Eficaz para reajustar los chakras de los diferentes cuerpos sutiles.

En determinadas curaciones, el terapeuta sujeta una Hematíte con su mano derecha, y, estando el paciente tumbado boca abajo, se desplaza la Hematíte desde el chakra coxígeo hacia arriba en movimientos circulares hacia la derecha en cada vértebra de la columna. Ayuda también en las hemorragias internas, colocando la gema sobre el chakra que esté en relación con la región corporal afectada. ejemplo: Hemorragia vaginal = chakra Sacral.

La Hematíte también purifica la sangre y la "carga" con el hierro necesario. Indispensable para el tratamiento de todas las afecciones relacionadas con la sangre.
Gran Era del Amor