miércoles, 19 de junio de 2019

Hacer el Amor como un Ángel

¿Quién no ha deseado tener un par de manos 
o Alas extras durante el Acto Sexual?

Las Alas de Ángel son una “herramienta” perfecta para introducir en el acto sexual y aumentar tanto el placer físico como el anímico durante la relación.

¿Quién no ha deseado tener un par de manos extras en ciertos momentos de excitación sexual con su pareja?, pues imagínese no un par de manos extras sino un par de alas, sedosas, suaves, aterciopeladas, de plumas, claro está. Las posibilidades solo las limitarán la imaginación del portador de las Alas de Ángel.

Si eres hombre, cuando mejor  puedes utilizar tus alas en la relación sexual es en esas posiciones donde la mujer se encuentra situada sobre ti, así mismo la posición clásica “flor de loto” descrita en el capítulo anterior.
También, las posiciones donde la fémina se encuentre de espaldas a ti, dándote su trasero, o sea, tu a sus espaldas, son perfectas para que utilices tus Alas de Ángel libremente.


Las alternativas de pie, aunque incómodas, son especialmente dirigidas para hacer el amor con las Alas de Ángel, así sujetes a la mujer por los muslos y la levantes sobre ti, así la mujer te dé la espalda y se recueste un poco sobre su propio cuerpo, quizás apoyando sus manos en la pared o sobre sus muslos, rodillas o pantorrillas.

Las Alas de Ángel se pueden utilizar en el Acto Sexual
 para Auto Acariciarse

Utiliza tus Alas de Ángel para acariciarle el cuello, los senos, la barriguita, los muslos y como no todo lo demás.
Quizás en un momento dado también puedas deslizar una de tus alas por su entrepierna o darle algunos aleteos cariñosos en el trasero.

El movimiento de las Alas de Ángel también puede marcar el ritmo del acto sexual o viceversa. Se puede comenzar aleteando de forma pausada y tranquila, y mientras transcurre la relación ir aumentando progresivamente la velocidad del aleteo, hasta acabar en un vibrar intrépido en el momento del orgasmo.

Si eres mujer, las mejoras posturas para usar tus Alas de Ángel serían aquellas donde el hombre se encuentre sobre ti, así tengas las Alas más libres para caricias y demás.

No te preocupes que las Alas de Ángel al ser energéticas no tropezarán en la cama o cualquier otro mueble u objeto.

La postura “flor de loto” siempre se ha recomendado como una de las mejores alternativas, pero no te limites, invita a tu pareja a que te sujete por los muslos y te levante sobre él, así él se encuentre sentado o de pie.

Las mujeres liberadas también pueden usar las Alas de Ángel con gran beneficio, aunque se encuentren encima de su pareja, sobre todo en lo que se refiere a auto caricias y también al ritmo que puede marcar con sus Alas para llegar cuando lo desee al orgasmo.


 Francisco Damián Alvarez Yanes
2014
Gran Era del Amor