jueves, 3 de abril de 2014

Ética y Moral del Maestro de Reiki. El Maestro de Reiki trabaja para Dios

Ser Maestro de Reiki. Un Placer, un Derecho, una Elección

Un Maestro de Reiki iniciará a quien él crea conveniente. Ser Maestro de Reiki no es una obligación, sino un placer. El Maestro de Reiki no tiene obligación alguna con respecto a otras personas, al contrario, el Maestro de Reiki tiene el derecho de negar una iniciación o una terapia a cualquier persona que lo menosprecie o le falte al respeto a él o al Sistema de Sanación Reiki. Soy consciente de que algunas asociaciones tienen en sus "estatutos" como sigue: "Un Maestro o Terapeuta de Reiki no puede negar sanación o iniciaciones a ninguna persona que se lo pida". Tengo más de 20 años de experiencia en el ámbito de la Medicina Alternativa y la Sanación, y muchas veces a lo largo de un año tengo hasta que expulsar a pacientes o alumnos que me han faltado al respeto. A considerar que a Maestros de Reiki y Terapeutas acuden muchas veces personas agresivas, personas escépticas, personas con problemas psíquicos y hasta personas con trastornos bipolares o sea, personas que no atienden al sentido común, ni al respeto y la consideración. En cualquier caso, repetir que un Maestro de Reiki no está obligado a nada, ni le debe nada a nadie, por el mero hecho de ser Maestro de Reiki. 

El Maestro de Reiki usará su experiencia y sentido común para elegir a sus alumnos.
El Maestro de Reiki elegirá a sus alumnos basándose en el sentido común y su experiencia profesional. La "Historia" de que el alumno/discípulo elige/encuentra al Maestro cuando está preparado es solo un mito. Yo diría que el Maestro escoge al discípulo cuando el Maestro considera que el discípulo está preparado.

El Maestro de Reiki deberá mantener el secreto profesional o voto de silencio con una discreción absoluta.

El Maestro de Reiki mantendrá el decoro, igual sea en las terapias como en las iniciaciones. Se escuchan muchas "historias" sobre Maestros de Reiki que le piden a sus alumnos o pacientes quitarse la ropa (desnudarse), basándose en que las energías de sanación se canalizan mejor a través de cuerpos desnudos. Nunca más lejos de la realidad, piense que si la energía de sanación atraviesa montañas, mares, continentes, muros de acero y hormigón (como por ejemplo durante la sanación a distancia), porque, entonces no iba a atravesar algunos milímetros de tela. Mi opinión propia al respecto es de que los supuestos "Maestros" le pidan a sus alumnos o pacientes el quitarse la ropa no dice nada sobre la efectividad de las terapias o iniciaciones Reiki, pero si dice mucho sobre el estado mental enfermizo y depravado de esos supuestos "Maestros". Las terapias e iniciaciones Reiki se hacen con la ropa puesta. Las terapias e iniciaciones Reiki no son terapias intrusivas. El paciente sólo debe quitarse los zapatos, y no tiene nada que ver con la efectividad de la terapia, sino simplemente por higiene.

Las Terapias de Reiki siempre se Efectúan con la Ropa Puesta

El Maestro de Reiki no recetará sino recomendará.

El Maestro de Reiki no enviará sanación a terceros por encargo de segundos, sino que respetará siempre el libre albedrío de todo ser humano.

El Maestro de Reiki debe de cumplir lo que promete en sus anuncios de cursos y terapias, para no tener ningún problema con los "Derechos del Consumidor". Ser sincero.

Estaría muy bien que el Maestro de Reiki (si de verdad lo es) intentara cumplir con los "Principios Reiki " y "predicar con el ejemplo" ("por sus frutos conoceréis al árbol". Jesús).

Un Maestro de Reiki no es un médico y se abstendrá de hacer diagnósticos (si no son metafísicos) y nunca interrumpirá la medicación de sus pacientes en caso de que la tomaran.

El Maestro de Reiki deberá cuidarse mucho (ver "Los Cuidados del Terapeuta" en este mismo blog), y pensar primero en sí mismo, segundo en sí mismo y tercero en sí mismo, luego puede ocuparse de todos los demás ("¿de qué te vale ganarte el mundo si te pierdes a ti mismo?" Jesús).

El Maestro de Reiki no deberá jamás actuar con fines exclusivamente egoístas, sino trabajar par el bien de sí mismo, el bien de la humanidad, el bien del planeta y el bien del universo. Al fin y al cabo, un Maestro de Reiki (energía divina) trabaja para Dios.

Damián Alvarez
Maestro de Reiki
Gran Era del Amor