sábado, 28 de enero de 2012

La Escuela de Dios. La Sabiduría, el Conocimiento

La Sabiduría es el Camino hacia Dios

El diccionario define (más o menos) "sabiduría" como la capacidad de un ser humano de discernir sobre el bien y el mal gracias a sus estudios y experiencia.

La Sabiduría se consigue gracias a los conocimientos adquiridos y experiencia, pero si esos conocimientos no se llevan a la práctica con amor, lo que creemos que es sabiduría, entonces solo es muerte.

La Sabiduría te dará la vida eterna está escrito. La Sabiduría es el arte de llevar a la práctica los conocimientos adquiridos a través de estudios y experiencia con amor.
Dios es Amor, por lo tanto el Caudal de toda Sabiduría, el Secreto de la Vida Eterna.

Ante lo anterior expuesto lo podríamos tener todo claro, pero no es tan fácil. ¿Donde se encuentra la Sabiduría? ¿Cómo se lleva a la práctica el conocimiento? ¿Quién es Sabio y quién no lo es?

Alguna vez escribí que "si siguiéramos la mitad de las Normas de Vida expuestas en la Biblia, seríamos por lo menos medio felices.
La Biblia está llena de Enseñanzas. La Biblia se podría llamar la Sabiduría Divina. Solo Dios es Sabio.
"El que crea en mi no morirá sino que vivirá eternamente, yo soy la Verdad, el Camino y la Vida" Jesús.
La cita anterior no significa que creyendo en que Jesús el Cristo es el Hijo de Dios viviremos eternamente. Además creer significa vivir según sus convicciones.
Creeremos en Jesús cuando vivamos (llevemos a la práctica) sus enseñanzas. Son las enseñanzas de Jesús, el Camino, la Verdad y la Vida, y no su persona física. Ese el el Secreto Divino de la Sabiduría.

El Secreto de Dios: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida"

La Sabiduría es el juicio sano basado en el entendimiento para evitar peligros, decidir justamente, alcanzar ciertas metas, aconsejar, etc., etc., pero todo con amor. Toda sabiduría que no se lleve a la práctica es muerte. Toda sabiduría que no se use con amor es tontedad, estupidez.

Reconoceremos a los sabios verdaderos porque no se alardean de su sabiduría, porque no son prepotentes, orgullosos y vanidosos. Los sabios verdaderos son personas apacibles, tranquilas, humildes, que se basan en su sabiduría para aconsejar y guiar a otros seres humanos en el camino de la vida. Los sabios verdaderos son la Luz que siguen los futuros sabios. Los sabios verdaderos trabajan para Dios.
Los sabios humanos, terrenales, carnales son la contrapartida negativa a los sabios verdaderos y no son sabios reales porque no llevan a la practica sus conocimientos con amor.

Existen por lo menos tres tipos de "sabios terrenales". Todos ellos trabajan para los seres espirituales negativos:
Los primeros podrían ser esos científicos, estudiosos, investigadores que se creen que son más sabios que los sabios verdaderos, ya que son más orgullosos, quizás más activos en sus pregones, que hablan o escriben de forma intelectual y no de manera sencilla como lo hace el sabio verdadero para que todo el mundo lo entienda. Los "sabios terrenales" muchas veces se creen que son más sabios que Dios mismo y creen que la Sabiduría Divina es cosa de analfabetos e ignorantes. No escriben, ni hablan así todos los entiendan, realmente les sirve de muy poco esta actitud, ellos escriben y hablan solo para intelectuales. Estos "sabios terrenales" escriben con su mente y mano, mientras que los sabios verdaderos escriben y hablan con el corazón, escriben y hablan con amor. Escriben y hablan para transmitir conocimientos y para que todos los entiendan. Lo hacen con amor, para así poder ser entendidos por todos, independientemente de estudios, estatus o cultura general que tengan sus oyentes, lectores, alumnos o discípulos.
Una vez escribí "de que te vale hablar con palabras muy bonitas si nadie te entiende", si la idea es transmitir conocimientos y nadie te entiende, estas fracasando en tu labor.
Este tipo de "sabios terrenales" menosprecian a todos aquellos que tienen menos cultura que ellos y no se expresan de forma tan intelectual como ellos. También menosprecian a los sabios verdaderos, a aquellos que en su humildad solo desean transmitir amor, que solo desean hablar de Dios, de la Verdad, del Camino y la Vida. Esta forma de actuar de los "sabios terrenales" es solo un síntoma de inseguridad por su parte, que demuestra miedo a cualquiera que pueda saber más que ellos. También sus Almas saben que están equivocados y su orgullo y soberbia son solo máscaras que ocultan lo fracasados que se sienten.

El Sabio Verdadero reforzará tu conexión anímica con el Creador

El segundo tipo de "sabios terrenales" también creen que saben más que Dios o que Dios no existe. Estos "sabios" se creen por lo menos semidioses. Acostumbran a usar sus conocimientos sin que lleguen a convertirse nunca en sabiduría, ya que los utilizan para destruir la Humanidad, el Planeta Tierra y al vinculo de unión entre el Hombre y su Creador. Estos "sabios terrenales" trabajan (sin saberlo, creo yo...) para los seres espirituales negativos.
Hablamos de científicos, químicos, físicos nucleares, ingenieros, etc.
Son los que utilizan sus conocimientos no solo para crear armas militares de destrucción, sino también esas medicinas, materiales, productos que hacen más mal que bien a la humanidad: Productos cancerígenos y productos que contaminan el agua, la tierra y el aire. Medicinas con efectos secundarios casi letales. Aparatos radioactivos, etc., etc.
El segundo tipo de "sabios terrestres" son ignorantes por dos razones: Primero, nada de lo que ellos descubran lo han descubierto, por que todo ya existía en la Creación Divina y toda Sabiduría parte de Dios, y segundo, porque creando productos y materiales, vamos a llamarlos tóxicos, no solo destruyen a la Humanidad y al Planeta, sino que se están destruyendo a sí mismos, a sus hijos y nietos y al planeta que les da de comer.
Intentan convencer al ser humano de que sus investigaciones, descubrimientos y productos que nos están matando son el desarrollo y la evolución humana. Para ellos solo existe el mundo físico y prefieren "matar" a sus madres con productos cancerígenos que perderse la oportunidad de un galardón, un premio, una atención.
También, como los primeros, son seres fracasados porque saben que están obrando mal y no son lo suficientemente valiente como para evitarlo y porque necesitan del reconocimiento de otros seres humanos para sentirse seguros, lo que solo es un síntoma también de inseguridad.

Sabio es el que Ama al Planeta, Creación Divina

El tercer tipo de "sabio terrenal", se le podría también llamar "sabio carnal" o "sabio demoníaco". Son realmente horrendos y seles puede dividir en dos clases. La dos clases dirigen a la humanidad hacia el caos y la destrucción final.
El Primer tipo de "sabio demoníaco" es el que utiliza sus conocimientos para crear productos, objetos, materiales, etc., para la perversión, la depravación y la tortura del ser humano, como podrían ser nuevas drogas, nuevos métodos sexuales antinaturales, etc.. La sabiduría de este ser está encaminada a llevar a la perdición a los seres humanos y la energía que impulsa sus conocimientos no es por supuesto el amor, sino la lujuria (la sangre del diablo).
Atenta contra la ética, la moral y el decoro, y "escupe a Dios a la cara" a cada uno de sus inventos vergonzosos.
La segunda clase de "sabio demoníaco" suele ser un "sabio muy sabio", con gran don de gentes, con lo que aparentemente se podría llamar carisma. Persona triunfadora, con facilidad de palabra, de retórica y gran conocimiento en las Escrituras de Dios. Persona materialmente rica, con gran energía y poder de persuasión.
A éste ser, quizás el "sabio demoníaco" más horripilante de todos se le puede llamar falso profeta. Existen muchos falsos profetas, y muchos anticristos, aunque la tendencia popular es que "como solo existe un Cristo, también solo existe un anticristo",

Estos últimos "sabios" tienen como misión demoníaca el hacer que los seres humanos no sigan a los sabios verdaderos. Los tientan, les ofrecen poder y gloria. Hablan mal de los "sabios verdaderos", de los verdaderos Guías Espirituales, Trabajadores de Dios, Trabajadores de la Luz, Sanadores, Maestros.
Su trabajo consiste en apartar a toda persona que esté en el "buen camino", en la senda correcta. Hacer la vida imposible e intentar hacer que se pierda al ser humano que desea acercarse a Dios.
Se reconocen porque no crean amor sino caos con sus malas habladurías, crean nerviosismo, desconfianza, inseguridad, en vez de fe, seguridad y templanza. No se valen del amor, sino de la seducción. Su "carisma", "sabiduría" y otros "poderes" se los da el diablo. Pueden "triunfar" durante algún tiempo, pero a la larga siempre gana la Sabiduría Divina.
Estos últimos "sabios demoníacos" no acostumbran a enfrentarse directamente a los sabios verdaderos de Dios, sino que utilizan a sus "discípulos" para entablar guerras espirituales contra ellos, quizás antes maestros de esos discípulos. Pero claro está que una batalla espiritual directa en toda regla se podría producir en cualquier momento.

Sabio es el que con Amor demuestra a los demás que Dios existe

"Hay del que le toque un pelo al más pequeño de los míos". "Hay el que haga que se pierda uno de los míos, más le valdría no haber nacido" está escrito.
Lo que debemos tener claro es que todos los "sabios terrenales" te "robaran" tu tiempo, tu energía y tu dinero, osea tu vida.

A los sabios verdaderos, como al árbol, los reconocerás por sus frutos. El sabio verdadero vive con amor, osea, expresando las Virtudes del Corazón. El sabio verdadero es prudente, discreto, es positivo (esperanza), templado, tiene mucha fe, es humilde, no tiene miedo y te ve y te educa para que seas igual que él, predica "que todos somos iguales" y que "para ti nada es imposible", para que te des cuenta de tu gran potencial y uses tu libre albedrío. Nunca te engañará ni te conducirá por un camino equivocado, trabajará para ti. Además desenmascarará a los seres espirituales negativos, así como yo me atrevo a hacerlo ahora...





Consigue el Libro "La Escuela de Dios" de Damián Alvarez
Visita:http://www.bubok.es/libros/223913/La-Escuela-de-Dios
Gran Era del Amor