lunes, 9 de enero de 2012

Las Virtudes del Corazón. La Fe

La Fe induce al hombre a manifestar la Voluntad de Dios


Practicando las Virtudes, que son las siete energías que salen del Corazón (sede del Amor) podremos amar de una forma práctica en el mundo actual, casi sin percatarnos de que estamos amando. Tan sólo con introducir estos dones del Corazón en nuestra vida y vivir, estaremos amando.

Virtud significa Fuerza, hábito para hacer el Bien libremente. Las Virtudes del Corazón son las Fuerzas del Corazón para hacer el Bien libremente, éstas Fuerzas son lo único que distingue a un ser humano de otro. Las Virtudes del Corazón son siete:

Virtudes Teológicas, inculcadas en el Corazón Humano por Dios:
  • Fe
  • Esperanza
  • Caridad
 Virtudes Cardinales, por ser las más importantes después de las Teológicas:
  • Templanza
  • Justicia
  • Fortaleza
  • Prudencia

Otras Virtudes del Corazón:


  • Perceverancia/Constancia
  • Paciencia
  • Alegría
  • Compasión
  • Orden
  • Disciplina


La Fe es una energía poderosa. Jesús decía que si tuvieramos tanta Fe como un grano de mostaza (la más pequeña de las semillas) podríamos mover montañas. También muchas veces Jesús nos llamó "Hombres de poca Fé", y con razón. ¿Cómo vamos a tener Fe cuando nos creemos insignificantes ante la más pequeña de las adversidades de la vida?

Creer significa vivir según sus convicciones

La definición de Fe es creer y creer significa vivir según sus convicciones y si estamos seguros de "algo", osea si tenemos Fe, ocurrirá. 

La energía sigue el pensamiento, y si pensamos con Fe la energía se mueve con fuerza a travéz de nuestra Vida, a travéz de nuestra Alma y conseguiremos todo lo bueno que deseemos.

La Vida se desarrolla desde los deseos del Corazón, semillas plantadas por Dios, con los pensamientos entendemos esos deseos que planeamos para que nos satisfagan cuando los llevemos a la práctica y los manifestemos. Si pensamos con Fe, planeamos con Fe y actúamos con Fe, esa energía del Corazón, entonces nuestros deseos se harán realidad y nos sentiremos satisfechos.

La poca Fe debilita nuestros deseos, pensamientos y actuaciones.

Muchas personas acostumbran a decir que no tienen Fe, pero todo el mundo tiene fe, solo que ponen su fe en cosas negativas. Un ejemplo claro es pensar que tál situación va a desarrollarse de forma negativa y claro está ésto último sucede, ya que la persona en cuestión puso mucha fe en ése pensamiento negativo. Lo ideal sería que cambiaramos esa fe, esa energía poderosa en un pensamiento positivo para dárle fuerza.

Como pueden ver todo el mundo tiene fe, pero en cosas negativas. La Fe con Amor dá mucho Poder. Podríamos tener Fe no sólo en Dios, sino también en nosotros mismos, en la Vida, en los demás, en el futuro, en nuestros deseos y metas, en nuestro trabajo y actividades, en la Creación.

Si el Amor es el "combustible" del Corazón, la Fe es el "combustible del Alma". La Fe empuja al hombre a manifestar la Voluntad de Dios en la Tierra y a Sanar el Planeta.

Nunca pienses que estás sólo, nunca vayas en fuerza propia, haz todo por Dios y para Dios y siente su Energía dentro y trás de tí apoyándote, reforzando tu Fe.

Ten Fe y te realizarás por completo porque la Fe es Amor, y tu (ya sabes) eres Amor.
Gran Era del Amor