lunes, 25 de julio de 2016

Expansión de la Conciencia del Tercer Ojo con el Cristal de Cuarzo Fluorita

Los diferentes matices de la Fluorita relajan la mente como un atardecer

La Fluorita es un cristal variopinto y polifacético (nunca mejor dicho), se encuentra en forma piramidal, octaedros y drusas.
La Fluorita es una piedra perteneciente a las del Tercer Ojo, pero que "trabaja" de una forma muy diferente y en un aspecto más amplio que por ejemplo la Amatista. Si la Amatista relaja la actividad mental, la Fluorita la elimina por completo, lo que la hace ideal para las prácticas meditativas.

Con la Fluorita podemos tratar enfermedades mentales, ya que eleva la carga eléctrica de las células cerebrales, enviando más energía (ki, prana) al cerebro. Expande la conciencia, desarrolla la concentración, eleva el coeficiente intelectual, amplia la memoria y desarrolla otras capacidades mentales.

Los colores de la Fluorita van desde la transparencia total al negro

La Fluorita se "viste" principalmente de cuatro colores: Azul, púrpura, dorado y blanco, aunque la podemos encontrar en una gama de colores que va desde la transparencia total pasando por el verde, el amarillo, etc., hasta el negro más oscuro (aunque cristalino). El azul de la fluorita da paz interior, el púrpura calma el espíritu, el dorado da sabiduría divina y la iluminación y el blanco representa la pureza.

Las Drusas de Fluorita se pueden utilizar en la meditación, ya que nos ayudan en nuestro desarrollo espiritual, disipando de nuestra mente las enseñanzas y creencias negativas y aportándonos estados elevados de conciencia. Las Drusas pequeñas se pueden llevar puestas o en los bolsillos para aliviar la fatiga mental.
Situar una Drusa medianamente grande sobre el escritorio de los estudiantes, administradores, escritores, etc. para despejar la mente y contrarestar el cansancio psíquico. 

Las Drusas de Fluorita inducen estados elevados de Conciencia

Los Octaedros de Fluorita, los cuales pueden alcanzar tamaños de hasta 30 centímetros de lado nos ayudan a equilibrar los mundos externos e internos (mundo físico y espiritual), las energías masculinas y femeninas y los hemisferios cerebrales. Situando un Octaedro en cada mano y uno sobre cada ceja equilibraran los hemisferios cerebrales y las energías "Yin" y "Yang", también despejaran la mente y la lógica y la intuición se harán una para obtener con ello una mente privilegiada. Las Disposiciones de Fluorita se suelen utilizar solo durante 11 minutos (tiempo que tardan las energías del cristal en hacerse "una" con las energías de la persona que las esté utilizando) ya que son muy poderosas.

La "Piedra de Albert Einstein" aumenta el coeficiente intelectual

A los Octaedros de Fluorita se les suele llamar de forma cariñosa "la piedra del trabajo", no quiere decir que con este cristal te vayas a hacer rico, pero sí que nunca te faltará lo indispensable en la vida. Esto se debe a la capacidad de la Fluorita de equilibrar trabajo y descanso, espiritualidad y materialismo, el dar y el recibir. Para tal menester se deberá montar en oro una Fluorita pequeña y llevarla colgada al cuello. Se agarrará con la mano izquierda de vez en cuando. También se puede llevar en el bolsillo izquierdo.

Las "Pirámides" de Fluorita se utilizan en Meditaciones Avanzadas

Las Pirámides de Fluorita se utilizan sobre todo en meditaciones avanzadas, con el fin de que nuestra mente se encuentre con sí misma y aprenda a conocerse, obteniendo con ello una calidad de vida sin precedentes.

Para terminar contar como anécdota que la Fluorita ha sido llamada la "Piedra de Albert Einstein", ya que con ella se podría conseguir (se supone) memoria fotográfica, tener cientos de pensamientos a la vez (planear cientos de cosas a la vez), desarrollar y utilizar el 95% del cerebro que no utilizamos, etc., etc.
Gran Era del Amor