sábado, 16 de mayo de 2015

El Cuarzo Rosa. El Cristal de la Gran Era del Amor

El Cuarzo Rosa. El Cristal de la Gran Era del Amor

Quizás el cristal de cuarzo más usado en Gemoterapia por sus cualidades sanadoras.
El Cuarzo Rosa es la "Piedra Central" del chakra Corazón.
Este cuarzo desprende y proyecta un haz de luz rosada que ayuda en la realización personal a través del amor propio y el amor a los demás. También infunde paz interior.
Representa a las energías espirituales y físicas en armonía conjunta.

El Cuarzo Rosa "analiza" los traumas asociados a penas, perdidas y desamores para disolverlos posteriormente, dando consuelo y fuerza al chakra Corazón.


El Cuarzo Rosa es Amor

Este cuarzo es la expresión más pura del amor terrenal en el reino cristalino, comparándose al amor incondicional del ser humano. Esto quiere decir que el Cuarzo Rosa, junto con la rosa y el aceite esencial de rosa, es lo más cercano que podemos encontrar en la tierra con una vibración similar o parecida a la capacidad del ser humano de producir la energía del amor con su chakra Corazón.
Por lo tanto, el Cuarzo Rosa sana suavemente el chakra Corazón de penas, desamores, perdidas importantes, depresiones y miedos asociados a tales estados sentimentales negativos.

El Cuarzo Rosa da la paz y la confianza que la seguridad de estar haciendo el bien aporta. El amor siendo una energía muy suave, es la energía más poderosa en el Universo. Este cristal refleja y da una pequeña idea de lo que amar significa. El Cuarzo Rosa solo da y da, sin esperarse nada a cambio y es la prueba física de que el amor es la mejor de las medicinas.


Cuarzos Rosa "rodados"

En terapias se utiliza situando un Cuarzo Rosa grande sobre el chakra Corazón y otros más pequeños por encima, por debajo y a ambos lados del cuarzo central formando una cruz que también simboliza la esencia del amor y la mayor protección energética posible.

La "cirugía" sentimental, mental y emocional se lleva a cabo con la disposición anterior y una Amatista sobre el Tercer Ojo y un Citrino sobre el Tan-tien para equilibra nuestro Yo superior (pensamientos elevados) con nuestro Verdadero Yo Interior (Esencia Dívina) para obtener una Conciencia Superior que nos guiará hacia nuestra Misión Vital de nuestra encarnación terrestre.

El Cuarzo Rosa también se puede utilizar para sanar cualquier parte específica del cuerpo.


Las Drusas de Cuarzo Rosa eliminan el miedo del medio ambiente

Las Drusas de Cuarzo Rosa deshacen el miedo con su sola presencia, por lo que las hace muy buenas anfitrionas en sesiones de "Meditaciones de Sanación". También eliminan el miedo del medio ambiente, quizás cargado anteriormente por peleas y discusiones.

Un Cuarzo Rosa es el mejor regalo que se pueden hacer las parejas, pero también los amigos, entre padres e hijos, maestros y alumnos, etc., ya que el Cuarzo Rosa abre el chakra Corazón y lo predispone para amar y dejarse amar, por lo que sana las relaciones.

Un ritual para que las parejas sanen los miedos que les llevan a celos y dudas se realiza con una Obsidiana que sacará a la "superficie" los miedos relacionales, mientras que diez Cuarzos Rosa situados alrededor de la Obsidiana los desaceran.

El Cuarzo Rosa en bruto protege de las radiaciones

Meditar "sintonizando" con un Cuarzo Rosa en la mano izquierda durante 20 minutos, calmará el corazón de estados emocionales negativos debidos a enfados, peleas, etc. También desahogará el corazón físico de miedos y de la necesidad de ser amado.

Las "piedras" de Cuarzo Rosa situadas sobre el escritorio entre el estudiante o escritor y el ordenador protege de las radiaciones desprendidas por la pantalla de la computadora.

Los niños pequeños duermen muy bien rodeados de Cuarzos Rosa. Claro está que se situaran fuera del alcance de los "peques".

Una bolsita de tela llena de cantos rodados de Cuarzos Rosa es una bolsita llena de amor. Se puede llevar en el bolsillo, en el bolso, colgada al cuello, etc.

Son los mejores colgantes y más recomendados para llevar a la altura del pecho y entre ellos.


Damián Alvarez
Gran Era del Amor